Viaje a Canadá en 20 fotos


Canadá es un país inmenso. Este viaje sólo abarcó su costado oriental, perteneciente a las provincias de Ontario y Quebec.

El 11/7/2016 llegamos a Toronto vía París. Toronto es una ciudad de vidrio y hormigón, de aspecto frío (incluso en julio). No parece el mejor lugar del mundo para vivir.

Canada

Toronto

En la mañana siguiente, después de la consabida visita panorámica de la ciudad con parada ante la Torre CN (a la que no quisimos subir: preferimos dar un paseo por los alrededores), partimos hacia Niágara-on-the-Lake, antigua ciudad colonial que vive principalmente del turismo. Los Estados Unidos están enfrente, al otro lado del Niágara. Un fuerte en el lado canadiense y otro en el lado americano son testigos de que las relaciones entre ambos países no han sido siempre amistosas.

Canada, Niagara-on-the-Lake

Niagara-on-the-Lake

Continuamos hasta las cataratas del Niágara, y comimos en el restaurante de la Skylon Tower, con vistas espectaculares.

Vista de la catarata La Herradura desde la Torre Skylon

Vista de la catarata La Herradura desde la Torre Skylon

Más tarde tomamos el barco que navega hasta el pie de las cataratas. Es una experiencia interesante.

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

Al atardecer, bajamos caminando desde nuestro hotel, el Hilton Fallsview, hasta la ribera, para ver las cataratas iluminadas. Entre los muchos turistas que abarrotaban la localidad pudimos ver diversos grupos de amerindios, que habían acudido en esas fechas a Niagara Falls para participar en la asamblea general anual de las Primeras Naciones.

El 13 de  julio partimos hacia la zona de las islas Thousand (las Mil Islas) en el río San Lorenzo. Estábamos de nuevo en la frontera con los Estados Unidos. Allí realizamos un paseo en barco y pudimos contemplar de cerca algunas de las islas, tanto en el lado canadiense como en el americano.

Las islas Thousand

Las islas Thousand

Luego continuamos viaje hasta Ottawa, la capital de Canadá.

Por la tarde paseamos por Ottawa: el Parlamento, las esclusas del Canal Rideau, etc.

Ottawa: el canal Rideau

Ottawa: el canal Rideau

Al día siguiente continuamos recorriendo Ottawa. Entre otras cosas, vimos el cambio de guardia en Rideau Hall, residencia del Gobernador General, y luego otro más historiado y con más gaiteros escoceses que tiene lugar frente al Parlamento de Canadá.

Ottawa: cambio de guardia en el Parlamento

Ottawa: cambio de guardia en el Parlamento

A continuación partimos hacia Quebec, y aún tuvimos tiempo de recorrer las calles de su Ciudad Vieja amurallada.

Quebec

El 15 de julio descendimos hasta la ciudad baja, situada al pie de la muralla, junto al puerto.

Quebec: desde la ciudad baja

Quebec: vista desde la ciudad baja

Después partimos hacia la cascada de Montmorency, que está frente a la isla de Orleans (una isla situada en el río San Lorenzo, muy cerca de la ciudad de Quebec).

Cascada de Montmorency

Cascada de Montmorency

Tras recorrer las inmediaciones del formidable salto de agua, más alto que las cataratas del Niágara, continuamos hasta el cañón de Santa Ana, con su impresionante cascada y sus tres puentes colgantes situados en un paisaje espectacular.

Cañón de Santa Ana

Cañón de Santa Ana

Luego visitamos la isla de Orleans, siguiendo la carretera que recorre su perímetro.

Quebec

Quebec

El 16 fue un día dedicado por entero a la encantadora ciudad de Quebec: el Observatoire de la Capitale, las Llanuras de Abraham (un parque situado frente a la ciudadela; allí tuvo lugar la batalla que puso fin a la dominación francesa en Canadá). La catedral anglicana de la Holy Trinity. El Parlamento de Quebec (visita gratis y en español). La ciudad baja, de nuevo…

Parlamento de Quebec

Parlamento de Quebec

El 17 de julio viajamos hasta Montreal, ciudad de contrastes entre sus iglesias neogóticas y sus rascacielos de vidrio.

Montreal

Montreal

Al atardecer caminamos por el Vieux-Montréal y llegamos hasta el Vieux-Port.

Montreal: el Vieux-Port

Montreal: el Vieux-Port

El 18 de julio teníamos que tomar el avión de vuelta a las 22.50, así que dejamos las maletas en el hotel y salimos a recorrer la ciudad. Soportamos algunos chaparrones y un intento de robo en un acceso a la ciudad subterránea, en la que nos habíamos refugiado esperando a que escampara, pero el día fue, en términos generales, agradable. Visitamos la iglesia protestante de Saint James, caminamos hasta el Barrio Latino,

Montreal: el Barrio Latino

Montreal: el Barrio Latino

visitamos la Basílica Notre-Dame (merece la pena hacer la cola y pagar el importe de la entrada)

Montreal: Basílica de Notre-Dame

Montreal: Basílica de Notre-Dame

y caminamos de nuevo hasta la zona del Puerto Viejo, donde están la capilla Notre-Dame-de-Bon-Secours

Montreal: capilla

Montreal: capilla Notre-Dame-de-Bon-Secours

y el mercado Bonsecours.

Montreal: mercado Bonsecours

Montreal: mercado Bonsecours